PLANTEAMIENTO

La conformación de la historia económica de Cerredo como su seña de identidad principal.

A unque históricamente Cerredo se ha ido conformando como encrucijada de diferentes culturas, en la actualidad, el peso específico de su historia industrial, desde sus inicios básicos hasta la potencia del cielo abierto minero, ha modificado como ninguna actividad humana anterior un paisaje de una violencia hermosa, en la confrontación  con su entorno natural.
Es así como se materializa un paisaje cultural definido y por lo mismo diferenciado, en una comarca en la que el peso de lo natural es más patente.
Pero como todo paisaje, el de Cerredo necesita ser interpretado. Precisa de un análisis de su historia, puesto a disposición del ciudadano, en sus diferentes perfiles -lugareño, viajero, o turista- al que quiere ofrecérsele el conocimiento y reconocimiento de unas estructuras humanas de explotación del medio muy diferentes de las que encontrará en otros lugares de la comarca, que tienen el campo y su explotación como referencia, frente a las que aquí han dejado mayor huella, basadas en el desarrollo industrial del siglo XX.
Se huye de planteamientos museísticos estáticos, de grandes infraestructuras, para proponer interpretar la realidad apoyando el caminar como práctica de acercamiento directo al medio, con una señalización gráfica que explique y ayude a interpretar el paisaje industrial/minero, apoyándose en las infraestructuras viarias existentes: fundamentalmente el sendero de Gran Recorrido GR-203, en su etapa 8; y complementariamente, en el medio urbano, el Camín Real, en el trazado recogido por la Carta Arqueológica de Degaña, del Principado de Asturias.

Paisaje y desarrollo local:

Los diferentes Grupos de Desarrollo Rural ponen ahora el énfasis en trasladar una nueva cultura de sostenibilidad territorial, de raíz europea, que busca mantener las actividades compatibles con el mantenimiento de los valores naturales del territorio, sin renunciar a su desarrollo económico y social. Y es precisamente en este aspecto en el que se quiere incidir en nuestra propuesta. ¿Cómo? Dando las herramientas a Cerredo para recuperar su historia y ponerla en valor, apoyándose en un paisaje singular.
El proyecto comprende una acción central de señalización interpretativa desde el trazado de la GR-203, y pequeñas acciones complementarias partiendo de aquella, en el ámbito de la parroquia de Cerredo, a fin de ofrecer una nueva visión dirigida a una capa histórica ahora poco reconocible. Esas acciones complementarias se dirigen a la recuperación de la visibilidad de determinados elementos, poniéndolos singularmente en valor.

FASES

De esta manera, el proyecto se estructura para su abordaje en diferentes fases, que posteriormente se concretarán en actuaciones programadas en el tiempo:

  1. Estudios previos: de la información existente, incorporando y ordenando la que existe en diferentes archivos, regionales y de empresa, de la que se tiene conocimiento pero no acceso, en tanto no se ponga en marcha una iniciativa como esta.
  2. Proyección de una imagen “de marca” común y diferenciada, apoyada en los valores diferenciales del patrimonio natural y cultural de Cerredo, en su contexto comarcal.
  3. Ejecución de acciones de puesta en valor del patrimonio natural y cultural, con una orientación turística y de ocio.

Se estructura siguiendo el orden de las fases descritas con anterioridad, que ahora concretamos para la primera fase:

FASE I – INFORMACIÓN:

Creación de una “plataforma digital” que, desde contenidos estáticos de mínimos, refuerce la participación directa de visitantes y lugareños, tanto recopilando información para la visita como sirviendo de repositorio de imágenes de la misma. Los contenidos estáticos se corresponderán al menos con los contenidos de cada uno de los paneles de señalización.
Sistematización de la información en lo que tiene que ver con la protección del patrimonio industrial/minero. Actualmente, existen elementos con un nivel alto de protección conviviendo con otros que carecen de él, a pesar de ser comparables, debido entre otras cosas a la inexistencia de un Catálogo Urbanístico Municipal. Un ejemplo son las bocaminas no recogidas en la ficha del Inventario Regional, a pesar de tener protección per sé. Esta carencia pretende solventarse desde un diagnóstico territorial que ya se ha iniciado, con anterioridad a esta convocatoria.
Estudio previo de la señalización vertical existente, desde esta orientación temática, para su integración con la señalética de senda. Existe un trabajo previo que deberá servir de apoyo compositivo, en el caso de la denominada “senda del bosque mágico”.

X